Leocadio, un león de armas tomar

Compartir

Leocadio, un león de armas tomar
Shel Silverstein

Traducción de Miguel Azaola.


Y ahora, niños, vuestro tío Shelby va a contaros la historia
de un extraño león; de hecho, del león más extraño
que me he encontrado en mi vida. A ver, ¿dónde empiezo
la cuenta del león en cuestión? Quiero decir el cuento.
Pues supongo que debo empezar por el momento
en que me lo encontré por primera vez. A ver... Fue en Chicago,
un viernes 17 de diciembre. Lo recuerdo con toda claridad
porque la nieve había empezado a derretirse y el tráfico
en la avenida Dorchester era pésimo y aquel león andaba
dando vueltas buscando una peluquería y yo justamente
volvía a casa desde...
Este atípico león no solo no huye de los cazadores,
sino que los devora y, para defenderse, aprende a disparar
con rifle. Tanto practica, que se convierte en el mejor tirador
hasta que un día, el dueño de un circo le promete hacerle famoso
y refinado. Viajan entonces a la ciudad, le pone el nombre
de Leocadio y comienza su transformación, frecuentando hotel,
peluquería, sastrería, restaurante…
Con el tiempo, Leocadio empieza a experimentar
las contradicciones de la sociedad moderna: aprende modales,
hace ejercicio, firma autógrafos... Pero ni la fama ni el dinero
parecen darle la felicidad. Así, Leocadio cuestiona su identidad:
¿de actuar como un león, a comportarse como un ser humano?
En constante diálogo con los lectores a través de cada página,
y gracias a la divertida traducción de Miguel Azaola,
el autor presenta una disparatada historia en clave de humor,
con un profundo trasfondo crítico desde el punto de vista social
y un mensaje ecológico. Las ilustraciones son caricaturas
que destacan por su expresividad y su sencillez gráfica.
“Leocadio” fue el primer libro infantil de Shel Silverstein,
publicado en 1963, y marcó el inicio de su exitosa trayectoria. 


112 pág / 17,8 x 22,5 cm / Encuadernado en cartoné